27/4/09

Lima 27 de abril del 2009

Casa del nonno

El último año de universidad -dentro del taller de publicidad que ésta maneja- me ha hecho sentir que la vida en un proyecto de agencia converge entre una nube tormentosa de irresponsabilidades y un rayo poderoso de responsabilidad. Ahora cuando el rayo traspasa –a los que se encuentran dentro de las nubes grisáceas- el dolor de ser penetrados es tal, que comienzan a lloriquear o hacerse los valientes efímeros. Esta valentía de poca monta me convence que un aspecto innegable del peruano es tener miedo a decir la verdad y cuando se la dicen optan por hacer una escena ridícula y pasar encabronadamente desapercibido por su(s) falta(s).

Lo más sad de la historia es que te llegas a acostumbrar a vivir con ese tipo de gente que se aprovecha de tu esfuerzo de esas sanguijuelas que chupan, chupan y chupan hasta que sufres una metamorfosis y comienzas a buscar sangre nueva para volverte como ellos.

La solución radica en no dejarte desangrar y hacerles el pare desde el inicio, al comienzo caerás espeso por no ser como ellos, al pasar el tiempo se darán cuenta que estás en lo correcto y ocurrirán dos cosas: la primera, parte del grupo te respetará y se unirá a tu visión acertada de las cosas; segundo, los chupasangre tendrán más hambre que nunca. Ya no habrá la misma cantidad de alimento que solía existir antes de tu llegada, se desesperarán y como consecuencia les quedarán dos opciones: la primera, dejarse de cojudeces y aportar en el trabajo; segundo, odiarte tanto que se apartarán del grupo en busca de su alimento (sangre del algún pelotudo que los aguante).

Cambio a la salud, bueno, está siendo tratada de una forma profiláctica, es decir, preventiva, esto me ayuda a no estar tirado en la cama por tantos días, sin embargo, los dolores siguen frecuentándome de cuando en vez. Ya es casi un mes de mi última recaída, ha pasado realmente veloz. Este miércoles que viene es mi exposición del proyecto de tesis y mañana mi final en el taller de publicidad lo que me dejará libre para experimentar el de relaciones públicas que por lo visto será mucho más tranquilo que el primero.

Por el momento ando en la búsqueda de un empleo, lo que consigo no me alcanza y ya me cansé de andar pidiendo. Lo difícil es que mi pie aguante y no me haga renunciar una vez más.

Hasta al otro lado.

1 comentario:

  1. Este día sufrió modificaciones en su contenido por miedo a malas interpretaciones de los lectores.

    ResponderEliminar