12/5/09

Lima 12 de mayo del 2009

Cafetería de la universidad

El sábado pasado me dedique –aproximadamente por la tarde- a contarle a la familia paterna todo lo referente a el estado de mi tobillo, como también las rutas que existen y la duda que se tiene dado el desconocimiento momentáneo. La acogida fue mayor de la que se esperaba, vítores alentadores, buenas vibras, los mejores deseos y la voluntad escondida de querer ayudar más adelante si es que se les necesita. Lindo e inesperado.

Esta semana rendí la segunda prueba en una central de medios a la que estoy postulando, el día anterior al discurso familiar, fui sorprendido en la universidad por el profesor de esta materia, el cual me contacto con una persona que trabaja actualmente en otra empresa dedicada al rubro. Hoy acudí para la entrevista, la gente es seria, con gran compromiso sobre sus responsabilidades. Lo que destaco de la segunda radica en que están dispuestos a entablar un proceso de capacitación que permita al practicante desarrollarse profesionalmente junto al asesoramiento y mirada de expertos en el tema.

Aún me hallo en la dulcera espera, no son nueve meses, a pesar de ello, desespera un tantito. En lo personal prefiero que sea en la de hace unas horas, porque veo futuro, percibo ganas de impulso hacia un horizonte sólido en cuanto a la competitividad.

Todo esto deja una ligera duda: ¿Cómo trabajar si se está mal de salud? Pues la respuesta a ello no es tan ligera como la pregunta. La idea es ir practicando hasta tener una respuesta definitiva del paso que se tomará. Una vez se tenga esa luz, se procederá a viajar o someterse a un tratamiento u operación dentro del país. Mientras tanto, consideró que se están llevando bien las cosas. No es óptimo dejar de aprovechar el tiempo en fortalecer tus capacidades. Siempre luchar y querer más; no conformarse.

Del lado del factor, no me inyecto desde el miércoles pasado. Me he estado cuidando mucho para no forzarlo. Lo que me fastidia es tener que salirme de uno de estos dos posibles trabajos para mejorar mi tobillo, me gustaría ya quedarme, esforzarme y crecer. En fin es lo que se debe hacer.

Mi viejo se ha puesto las pilas, está buscando contactos para compartir experiencias. Esas mismas pilas las he usado para juntarme más con personas de la Asociación de Hemofilia. El sábado familiar terminó con tufo emanado por el linaje, con veneración a la bebida.

Hasta el otro lado.

3 comentarios:

  1. como bien dices Jorge...siempre luchar y querer más; no conformarse, quizá el truco esté en saber que no hay un truco, que las cosas van cayendo como piezas que no son parte del mismo rompecabezas y uno con sus manos y con las manos de los demás puede ir tornando esto en un lugar más acogedor...armando y desarmando con los días, es ese el juego.

    Hasta el otro lado

    ResponderEliminar
  2. exacto! me parece muy bien lo que dices Jorge, no hay que perder oportunidades!. Muchas veces hemos (me incluyo) dejado oportunidades o desafios por el "temor" de la hemofilia o de la Salud como bien mencionas. Sin embargo, en la vida es cosa mas de maña (que de truco, pues diego tiene razón no lo hay), para poder sobrellevar las cosas.

    Sigue adelante, desde mi posición luchamos para que no te falte medicina ni a los hermanos de sangre.

    Apago la compu... Me voy a clases!!!

    Javierin Alvarin...

    ResponderEliminar
  3. hola, me he tomado el trabajo de leer todo hasta aqui para poder dar una opinon, me alegro que tengas ganas de seguir adelante, eso no deberias de perderlo, si fuera asi yo ya estaria muerto; aunque el señor "Diego Gavidia" dijo algo un poco enredado, a mi parecer, si tiene razon, no creo que exista truco, y como dijo el señor "Javier Alvarin" es cosa tambien esta en la maña, supongo que es un poco de cada cosa, y lucha para un bien comun "la union hace la fuerza", me despido con un habrazo

    solo un amigo Anonimo

    ResponderEliminar