17/5/09

Lima 17 de mayo del 2009

Casa del nonno

Con cama nueva mi espalda dejó de reposar sobre terreno baldío, buen tiempo tuvo que pasar para gozar las bienaventuradas comodidades de un colchón ortopédico. Ha sido propicio el momento de la compra, mañana comienzo en mi nuevo trabajo (la central de medios más pequeña), el horario de entrada es a las 9:00 am. Estos tres meses de desempleo obligatorio me quitaron la costumbre de conectar actividades ininterrumpidamente, volveré a administrar mis tiempos. Es sabido que los inicios traen alegrías, me encuentro emocionado, está experiencia será armónica para definir mi lado profesional.

El fin de semana estuvo espectacular, lo pasé con gente que me hace sentir dentro de una pequeña esfera, compleja, dinámica y misteriosa. Esta epifanía a los eventos no probabilísticos me dan un respiro de lo común de la vida, un hálito al desayuno, almuerzo y comida. Al ir y venir. Al pensar y fantasear.

Mamá se irá de viaje mañana por toda una semana, me inquieta no saber quién podrá recoger la medicina para mi hemofilia todos los jueves. Con el trabajo no tendré tiempo de hacerlo. Papá lo haría con gusto; la chamba lo aprieta. Como siempre, ando buscando una ruta que me lleve al cuidado de mi salud y a la paz mental. Veremos qué pasa.

Extraño en demasía al grupo del taller de publicidad, los nuevos integrantes del taller de relaciones públicas, todavía no adquieren el hábito de comunicación fluida. Tenemos horas de horas para hacer los trabajos que nos dejan, la falla surge por confiar datos vitales a una persona que tiene otras prioridades. Ausentarse sin intención, crasa desventajilla.

Se sigue en la espera del mes decisivo –junio-. Esta semana pude hablar con gente de hemofilia B mayor que yo, con recorrido, logros y problemas. Depurando las largas conversaciones me he dado cuenta de que sí se puede, hay cosas por hacer, la cuestión es actuar anticipadamente. Poco a poco se consiguen las pistas del porvenir.

No tengo sueño, podría quedarme más horas leyendo, escuchando y escribiendo. Es así que escrutar el panorama de mis interiores llenará el espacio en blanco por el que deambulo taciturno. Un cigarrillo cerraría la noche con broche de cáncer, los antojitos mortales de la vida. Curtido desde pequeño, siempre es recomendable una que otra escapadita cautelosa.

Hasta el otro lado.

2 comentarios:

  1. todo fin de semana puede espectacular papo... y cuando tengamos 70 años sera igual (B)(B)

    ResponderEliminar
  2. me alegra que este dia halla sido bueno para ti, pero leo y veo que tienes buenas oportunidades, en lo laboral, y que tengas buenos aminos con respecto a la deficiencia que tienes, me alegro por ti

    solo un amigo anonimo

    ResponderEliminar