17/12/10

Lima 17 de diciembre del 2010

At KC
Se acerca el viaje a Nueva Zelanda (NZ), la reunión de cierre que tendré con SURO será el 18 de marzo en Auckland y aún tengo nada hecho. A decir verdad, le doy demasiadas vueltas al asunto, pero hago poco para avanzar algo. Mandando mails, preguntando y mostrando los dientes a modo de sonrisa para quedar bien frente a los bolsillos vacíos. Mi anterior presentación en San Francisco no me fue tan bien como yo esperaba. Los demás participantes –como lo escribí en Veneración en su momento- estaban mucho más relacionados con el tema de la Hemofilia que yo y esto tuvo como desencadenante un bloqueo de mi respuesta en la lengua extranjera, la cual estudié y terminé, pero… Bueno.
Lo que teníamos pensado –el actual presidente y yo- era lanzar la imagen de la Asociación de Hemofilia del Perú, darle una cara que pueda verse sujetada en un cuerpo sólido y que no se quede al flote, deambulando por los corredores de alguna municipalidad. Lamentablemente, por agendas apretadas, como por no darnos el momento, se fue dejando en pausa. Estando al borde de que se acabe el año, veo casi improbable que este proyecto pueda nacer, al menos no antes de marzo.

Entonces, surge la urgente necesidad de hacer alguna cosa impactante en el lapso de dos meses. Ya mismo. Quedamos en reunirnos este lunes para una vez por todas plasmar el esquema de lo que se requiere para la Asociación y pues, yo enfocarlo en NZ. Ahora justo ese día es la cena navideña del Área Comercial de la empresa en la que trabajo. Así que tendré que patearlo y de ahí es martes, miércoles… 18 de marzo.
Yendo a otros asuntos, estoy evaluando la posibilidad de meterme a estudiar un inglés resumen, es decir, tocar casi todos los puntos de la lengua, pero en periodo corto. Mi primera opción es la Universidad del Pacífico, me queda bien cerca a mi casa y es uno de los mejores lugares. La segunda es aquí mismo en KC a través de un programa interno de la compañía. Mi decisión será tomada básicamente en precio.
El dolor de espalda que tenía se ha reducido bastante gracias a la ayuda de un peluche que soporta parte de mis posaderas y espalda baja, rellena el hueco entre mi cuerpo y la silla roja. Descubrí la fórmula luego de un mes de sufrimiento lumbar. Creo que el peluchito se volverá parte de mi cuerpo eventualmente.
Me siento sumamente cansado, quiero irme temprano del trabajo y poder descansar, dormir y que nadie, absolutamente nadie me moleste. Estar acostado sobre la almohada ortopédica y callar todos los ruidos de la calle, sin alterar la abertura de la ventana.
Ya quiero que sea jueves. Me toca cita.
Hasta el otro lado.

3 comentarios:

  1. extraño a mi amigo.

    ResponderEliminar
  2. Yo he leído tus escrituras desde ya mucho tiempo y me parecieron muy interesantes. Principio un poco confuso pero después ya perfeccionando mas el lenguaje de la escritura pudiste hacer entender a nosotros los lectores, es muy bueno. Pero a lo largo de estas escrituras veo la narración de tu hemofilia (viajes, logros a nivel de la asociación), poco tu vida laboral, vida afectiva (enamorada), el nombramiento de Sylvia (tu psicólogo), de amigos (as) (cual confías tus logros y tristezas). Me da la impresión que careces de buenos amigos, como de familia (padres, hermanos) ya que este núcleo es muy importante en el desarrollo del ser humano. Mucha suerte en tus logros.

    ResponderEliminar