9/4/10

Lima 09 de abril del 2010

En casa del nonno

Hablar sin tener que dar tantos rodeos. Amiga vida, a ver si uno de estos días aprendo a… ¿Hablar? Ahora solo dime si estás bien, esos ratitos que me das, para que me quieras te querré, pero quiero estar presente en la mía propia, solo de primaveras, de verde, calor y frío. Yo siempre pregunta y tú tan fantasma. Locamente enamorado, el egoísta, el que no repara de seguro, el que no olvida, aunque la luz esté apagada. Es bonito esto de soñar y soñarte. Una cachetada, la piel rojiza, luego vuelve a blanca y la mejilla más sensible a priori al próximo bofetón. Y es tan bonito esto de soñar, de ser sacudido.

¿Cómo dejar de ser tan obstáculo? Ser plano, volverse el hombre loseta. Mmm. La loseta, tan brillante y pegada al piso. ¿Quién brilla así? Pisado y brillante. No conozco a otro con tremenda cualidad. Realizar la metamorfosis de seguro requiere el olvido del orgullo. La descomposición de la fe radica en dar tu esencia entera. La pócima lúgubre, tu perfume, tu olor, capturar alientos, exprimir la grasa de los cabellos hasta establecer una lógica de aromas. Sin vista, identificar y sobretodo oler. La magnificencia de los códigos de lenguaje no verbales, la entonación también, la pronunciación de cada consonante libera el ánimo, la verdad, no hay chance a los tapujos. Se va completamente desnudo frente a la brisa de los comentarios de ciudad. De un verano que se va tarde.

Ya, ya, ya, vamos a otra cosa, el ID de California que después de todo llegó y el proceso del seguro que ojalá no se trabe con otra dualidad de las bienaventuranzas del destino. En total son como ocho meses en los que te confirman el sí o el no. Claro está que todavía no me dan el día para empezar a contar, a pesar de ello es una nueva opción para poder dormir más plácidamente bajo el techo blanco de mi cuarto.

El trabajo lineal, busquemos mayores retos. La pesquisa laboral, el network tan conciso y tan ahí. Es momento de ampliar horizontes, de tomar las riendas del dispendio, de no agotar los recursos, pero sí de usarlos.

Ya el 24 de este mes se formaliza el término de la universidad, mientras que el 8 de mayo arranca el curso de la licenciatura. Se dan cuenta que la fila de puertas es bien prolongada. Cierras una y aparece otra con más madera, de imponente volumen y ya no tan lejos.

Recordemos que el cansancio no es un lujo, no es como una cartera que puede tener solo uno, va por todos los niveles. Uno mismo también puede agotarse. Espero que no sea de escribir (te)… Amiga vida.

Hasta el otro lado.